Javier Alvarado, muy figuretti él, había convocado la reunión. Como “nuevo Virrey” de la Región Lima Provincias, había ordenado que las autoridades recibieran el fallo de la Corte Internacional de la Haya reunidos en el histórico Balcón de Huaura. La reunión debía iniciar a las 8 y 30 de la mañana con un tradicional paseo de bandera e izamiento de nuestro bicolor nacional. Imagínense hasta el protocolo había decidido el anti huachano.
Solo algunos alistaron chachá nuevo y acataron la orden del nuevo virrey Toro. Son los desposeidos de apoyo popular, los marginados de la política y los hambrientos por figurar. Felizmente fueron pocos. Haber: la alcaldesa de Cañete (Obvio) María Montoya, el candidato del APRA también de Cañete Andrés Tello, un tal Pedro Minaya (¿Alguien lo conoce?), los alcaldes distritales de Huaura, Vegueta, y Leoncio Prado, todos ellos embarrados con denuncias de corrupción en sus gestiones ediles. ¿Alguien más?, por supuesto que NO.
Quienes más: Todos los trabajadores de la Drel, Ugeles, Diresa, gerencias y direcciones regionales,etc, como nunca el gobierno regional se vio semi vacío. Estos vagos saltaron de alegría por las horas de ocio, que para variar les pagaremos nosotros con nuestros impuestos.
¿Algún político importante o de relevancia? NINGUNO, entonces podemos estar tranquilos. NADIE o casi nadie, acudieron al llamado del nuevo virrey Toro. Es motivo de alegría.
RESULTADO DE LA HAYA
La Corte fija una nueva diagonal que no acoge solicitud de Perú, pero que implica pérdida de territorio marítimo chileno. Ganamos más de lo que teníamos, pero recibimos menos de lo que merecíamos. Quienes sí ganaron fueron los monstruos de las fracciones y monopolios empresariales de la pesca, mejor llamados los destructores de la diversidad marina.
Buena cortina de humo de la clase política dominante. Lo único bueno, es que en la región Lima, unos escasos pisaron el palito del virrey Toro, los demás o sea la mayoría, prefirió ignorar al anti huachano. Son los políticos localistas, que no arrean falsos patriotismo de balcón y que no se juntan con los enemigos del norte. Que la historia juzgue. El pueblo ya dio su veredicto. Dios los crea y ellos se juntan. Javier Alvarado nunca más. Estamos felices, ganó el Perú, perdió la demagogia y las ansias de figuración, de malos políticos oportunistas y convenidos. Perdió Javier Alvarado.