Un flaco favor le hace a la imagen de Keiko Fujimori, el triste accionar proselitista del congresista Elard Melgar Valdez. Sus actitudes solo sirven para conformar y demostrar el autoritarismo que siempre ha caracterizado al fujimorismo, facción política involucrada en actos contra los derechos humanos. Resulta pues que Elard Melgar Valdez se pelea con todo el mundo, propone, saca y dispone de candidatos, a quienes les ofrece serlo por Fuerza Popular, en las próximas elecciones regionales y municipales, cuando les da la gana y según el estado de ánimo en la que se encuentre. Este novel, bisoño, neófito y mal político es un pésimo representante del fujimorismo en la región Lima, pues está acostumbrado a maltratar a los políticos, a los cuales seduce y desprecia cuando le da la gana. Su última víctima fue el ex alcalde provincial de Huaura Dr. Guillermo Agüero Reeves, quien ingenuamente le acepto ser candidato del fujimorismo, es más hasta con presentación pomposa incluida, para luego desembarcarlo como traste viejo, en un arranque de mal humor del que se cree dueño del fujimorismo en la región Lima, solo porque tiene plata. A Agüero solo le quedo lamentar que le hicieron una sucia jugada, traidora y propia del partido de Keiko Fujimori. No contento con esto Agüero, dijo que se sentía maltratado y que repudiaba la actitud del congresista Elard Melgar Valdez. Pero Agüero, no es la única víctima de Elard Melgar Valdez, hace poco un Alejandro Marín, un político huaralino también lo denunció por manejar el partido de Keiko Fujimori como su chacra, aunque luego al parecer se han amistado, aunque la procesión y resentimiento va por dentro. ¿Sabrá Keiko o Kenji Fujimori de las andanzas y jugadas que hace el congresista Elard Melgar Valdez?, ¿Tan ciegos están en el fujimorismo que han confiado en un mediocre y que no sabe nada de política, como Melgar, como su “representante político” en la región Lima? Y por último, ¿El dinero está por encima de las necesidades de la sociedad?, esto es una pena para los escasos simpatizantes del fujimorismo, pero parece ser su triste final,(Jamás tuvo éxito en la región Lima), que se confirmará en las próximas elecciones regionales y municipales. Fujimorismo nunca más. Hay plata como cancha, pero más hay dignidad. NO SE PUEDE MALTRATAR A PERSONAS DIGNAS SOLO PORQUE SE TIENEN PLATA.